Después de una semana hablando sobre Ivy Bridge llega el turno del overclock, o por lo menos de algunas pinceladas sobre dicha practica sobre esta plataforma ya que andamos muy limitados de tiempo y escasos de energías para ello. Esperamos igualmente que esta tanda de artículos tan seguida haya sido provechosa para nuestros lectores.

Llegamos a un punto en que la explosión de placas Intel con el chipset Z77 se hace patente, y en cada esquina encontramos un nuevo modelo. Algo normal, teniendo en cuenta el reciente estreno de los Ivy Bridge. Más pronto o más tarde los fabricantes nos ofreceran modelos de todo tipo, con las últimas prestaciones y ventajas. ASRok quiere decir la suya también, y ya en su página web podemos ver un buen número de modelos con chipset Z77, de los cuales nos han ofrecido el que analizaremos en el día de hoy: la placa Z77 Extreme4-M. Este modelo en concreto posee un factor de forma microATX. Pero que el tamaño no os engañe.

Nueva aSRock Z77 Extreme4-M-asr1.jpg

Ahora, más que nunca, es cuando podemos decir que el tamaño no importa, y menos con ciertos modelos microATX. En cualquier caso, tenemos una placa embutida en un embalaje bastante convencional, aunque muy sobrio y efectivo, donde se refuerza la presencia del Z77 y de la tecnología propia 555, que luego comentaremos con más calma. Esto en la parte de delante, porque detrás tenemos toda una lista de esas características que hacen especial a un producto; es decir, las tecnologías propias de ASRock.

Nueva aSRock Z77 Extreme4-M-asr2.jpg

Y por supuesto, el bundle no se podría quedar atrás en este tipo de placas, y vuelve a ser destacable en la ASRok Z77 Extreme4-M. Disponemos de esto: manuales de instrucciones (guía de instalación rápida y guía de software), panfletos explicativos de la tecnología 555 y VirtuMVP, CD con drivers y programas varios, chapa de conexiones traseras, placa de conexión SLI, y cables SATA.