Es como lo de Valencia, necesitan una cabeza de turco, pero esta vez esta vivo, si no se achanta hablara, pero ya le habrán puesto las pilas esos fascistas.

Mi más sentido pésame a todas las víctimas y afectados directa o indirectamente, también lo siento por el cabeza de turco que va a pagar esta falta de interés en asegurar y valorar la vida humana por encima de la economia.