Genial tío, me encanta esta última escena, sobre todo el colorido