Trabajando bajo su reciente alianza con la compañía Revolver, Psyop dirigió este corto publicitario titulado "El pez Gato", un corto con una comicidad surrealista, protagonizada por un triste pez gato.

La historia cuenta la triste vida de los peces gato, con un cuerpo cubierto de 180 mil papilas gustativas, esta condenado a vagar por las turbias aguas alimentandose de algas y restos, mientras que el ser humano, con apenas 10.000 receptores del gusto, es libre para saborear el licor "Bundaberg".