El señor Cok es el dueño de una gran fabrica de bombas. Buscando la eficiencia y el beneficio, decide reemplazar a los trabajadores por sofisticados robots. A los trabajadores solo les queda mirar, sin poder hacer nada contra los obreros robotizados, pero uno de ellos no se va a rendir tan facilmente.