Cuando menos curiosa animación china con stop motion, donde un joven animador conocido como "Ray" crea un protagonista de ojos saltones, en una búsqueda a través de un mundo imaginario, ese mundo se ha creado usando tapas de libros antiguos, un motivo que el artista heredó de su padre, que también era diseñador gráfico, aunque sólo para libros, a través de el el creador de esta animación descubrió gran cantidad de libros, después de cursar sus estudios en la Academia de Arte y Diseño de Tsinghua, ha querido rendir un homenaje a su padre.

En este momento esta haciendo un documental animado sobre la historia de su familia. Su abuelo tocó con la Ópera de Pekín, y utilizara la música como banda sonora de la película, su padre contribuyó con dibujos y fotografías antiguas, mientras que el esta produciendo la animación, las tres generaciones trabajando juntas.