Un año de trabajo para realizar este corto utilizando la técnica de Stop Motion, para un resultado de seis minutos, decenas de títeres tallados en espuma. Trabajo realizado por Parabella, un estudio de animación ubicado en Londres.